El segundo mayor fabricante de camiones del mundo ha registrado unas pérdidas operativas de 3.300 millones de coronas suecas (477 millones de euros) en el último trimestre, que han sido mejor de lo previsto por el mercado que esperaba pérdidas de 4.000 millones. Estos números rojos contrastan con las ganancias de 3.200 millones que registró en el mismo periodo de hace un año y son las mayores pérdidas registró en un año.