El consorcio automovilístico sueco Volvo ha reducido su beneficio neto un 6%, hasta los 408 millones de euros en el primer trimestre del año. La compañía justifica este descenso por el exceso de producción en el mercado global y la alta demanda.
Las ganancias brutas pasaron de los 5.472 a los 5.407 millones (de 594 a 587 millones de euros), lo que equivale a un descenso del 1%. El resultado neto de explotación (EBIT) bajó un 2% para situarse en los 5.328 millones (579 millones de euros). La facturación se redujo un 3% hasta los 61.036 millones de coronas (6.628 millones de euros).