El productor automovilístico alemán Volkswagen ve un conflicto de intereses en el fabricante de componentes austríaco-canadiense Magna, del que es cliente, por la compra de Opel. El portavoz de Volkswagen Michael Brendel dijo hoy que "desde Volkswagen observaremos con gran atención este desarrollo". "Para el rescate de Opel se colocaron en gran medida medios fiscales por lo que esperamos que con ello se logre un resultado de éxito, sólido". Adam Opel recibió ayer la primera ayuda financiera estatal con el primer tramo de un crédito puente por un monto de 300 millones de euros (423 millones de dólares). El crédito total que proporcionarán el Gobierno alemán y los Estados federados asciende a un total de 1.500 millones de euros (2.115 millones de dólares). Magna y sus socios rusos Gaz y Sberbank van a adquirir un 55 por ciento en Opel, mientras General Motors mantendrá otro 35 por ciento y el restante diez por ciento quedará en manos de la plantilla, según el acuerdo aprobado el pasado fin de semana con el Gobierno alemán