La segunda mayor operadora de telefonía móvil de Brasil, Vivo, controlada por Telefónica y por Portugal Telecom, logró un beneficio en el tercer trimestre del año de 340 millones de reales brasileños (unos 133 millones de euros), más del doble de los 133,9 millones de reales del pasado ejercicio.