La empresa alemana fabricante de cerámica y porcelana Villeroy & Boch anunció hoy la eliminación de 900 puestos de trabajo en todo el mundo ante la apreciable reducción de la demanda de sus productos por la crisis económica internacional. La reducción de plantilla alcanza prácticamente al diez por ciento de sus 9.250 puestos de trabajo, señaló la empresa, que ya ha iniciado conversaciones con el Comité de Empresa para que la medida sea lo menos traumática posible. Villeroy & Boch proyecta también medidas para incrementar la eficiencia y productividad de la empresa, que contemplan una mayor especialización de sus plantas y la creación de centros de competencia. Cuando se consoliden todas las medidas en 2011, la dirección del fabricante de cerámica y porcelana espera lograr un ahorro anual de 50 millones de euros.