Las ventas de viviendas nuevas en Estados Unidos cayeron en febrero, debido principalmente a los efectos de los despidos y de las tormentas de nieve en varias regiones del país, lo que puso de relieve la aún débil situación del sector inmobiliario. Las ventas de viviendas unifamiliares descendieron en febrero un 2,2%, frente al mes anterior, a una tasa anual ajustada por factores estacionales de 308.000, informó el miércoles el Departamento de Comercio. El total representa un nuevo mínimo récord desde que las cifras comenzaron a compilarse en 1963.