El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, reafirmó su decisión de nacionalizar Banco de Venezuela, filial local del grupo financiero español Santander, pese a que el país se enfrenta un complejo panorama económico por la acusada caída de los precios del petróleo. Chávez, que en 2007 inició una oleada de nacionalizaciones en sectores estratégicos de la economía como el petróleo, las telecomunicaciones y la electricidad, ha asegurado que la crisis mundial no detendrá su llamada "revolución socialista" en Venezuela, que es socia de la OPEP.