El ex consejero delegado de Martinsa-Fadesa, Carlos Vela, aseguró que si hubiera tenido alguna duda sobre el futuro del grupo inmobiliario "nunca" se habría incorporado al mismo, y puntualizó que su llegada a esta compañía "nada tuvo que ver con su anterior cargo en Caja Madrid". Vela, que ha renunciado a ocupar el cargo de consejero delegado de Cibeles, el holding de participadas financieras de Caja Madrid, explicó que cuando se incorporó el pasado año a Martinsa-Fadesa no albergaba la más mínima duda sobre su capacidad de pago, "no ya de las obligaciones crediticias contraídas con Caja Madrid, sino de las contraídas con cualquier otra entidad".
Asimismo, el ex consejero delegado de la inmobiliaria dejó claro que su proceso de incorporación a Martinsa-Fadesa nada tuvo que ver con su anterior cargo en Caja Madrid, donde tuvo contactos "con todas las grandes empresas nacionales, y muchas internacionales". "Conviene que la opinión pública de un país con el alto índice de bancarización que tiene España sepa que en ninguna institución financiera los créditos los concede una sola persona, como he podido leer en distintos medios, que han asegurado que yo di el crédito desde Caja Madrid a Martinsa", enfatizó el directivo. En este sentido, apuntó que el proceso de concesión de un crédito es "riguroso", requiere un buen número de pasos y autorizaciones y, en función de la cuantía, es aprobado por diversos órganos de la entidad financiera. De esta forma, Vela sale al paso de las informaciones que le señalaban como responsable de conceder un crédito de 1.000 millones a Martinsa-Fadesa durante su etapa como director general de Banca de Negocios de Caja Madrid. No perjudicar al proyecto Cibeles Respecto a su decisión de renunciar a dirigir el Proyecto Cibeles, Carlos Vela puntualizó a Europa Press que su objetivo es evitar cualquier problema a este proyecto de crecimiento de Caja Madrid. "Mi sentido de la responsabilidad personal y empresarial me ha llevado a considerar que las circunstancias por las que actualmente está atravesando la que hasta hace poco era mi compañía pueden perjudicar al proyecto que me encomendó Miguel Blesa, lo que en ningún caso es una opción que pueda considerar aceptable", argumentó. Asimismo, calificó de "absolutamente falsos" los comentarios publicados en determinados medios de comunicación sobre su proceder en Martinsa-Fadesa, y aseguró que el equipo de dirección de la inmobiliaria ha trabajado por el bien de la compañía y de sus accionistas, siempre conforme a las normas que marca la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). "Y por encima de ellas, nos ha guiado el sentido de la ética personal y empresarial. Es bueno también recordar que todas las auditorías de Martinsa-Fadesa han salido adelante sin ninguna salvedad", concluyó.