El secretario de Estado de Economía, David Vegara, ha insistido en que el aumento de la inflación española se debe a efectos "exógenos" como el encarecimiento de la energía y los alimentos, y ha reiterado que este indicador comenzará a bajar a partir de abril. Vegara reconoce que el final de año "no trae buenas noticias" en términos de inflación, pero recuerda que se observarán "descensos notables" de esta tasa interanual a partir de la primavera, gracias al "efecto base" del petróleo. En estos momentos, el efecto base del precio del crudo perjudica a la tasa interanual de inflación, porque doce meses atrás el precio del crudo era inferior al actual.
A su juicio, el efecto base mejorará a partir de abril, porque fue en ese mes de 2007 cuando se inició la escalada de precios de esta materia prima. Cree que lo normal es que la inflación empiece a bajar a partir de entonces para volver a niveles "más cercanos" al objetivo que marca el Banco Central Europeo, del 2%. El secretario de Estado de Economía descarta que la subida de la inflación interanual en dos décimas -en noviembre fue del 4,1%- se deba a otros factores como la campaña navideña. Por la información de la que dispone Economía, añade las dos décimas de aumento se las reparten el encarecimiento de los alimentos y de la energía. En este sentido asegura que "no es previsible que haya buenas noticias" en cuanto a los precios energéticos, como lo muestra el hecho de que el barril de petróleo de referencia en Estados Unidos, el West Texas, tocó ayer los 100 dólares. Vegara señala que habrá que esperar a conocer el flash de la inflación armonizada, que mañana da a conocer Eurostat, para saber cómo se ha quedado el diferencial de precios con el resto de países de la zona euro, así como a saber en qué queda el índice general (IPC), que el Instituto Nacional de Estadística publica el próximo 15 de enero.