En el Ibex 35 los bancos pesan un 29,7%. Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Banco Sabadell y Bankinter representan un tercio de la capitalización bursátil del selectivo español. Un índice bancarizado como el español requiere de la buena marcha de las entidades para presentar buenas revalorizaciones, en un entorno complicado para el negocio en el que los tipos de interés se encuentran en mínimos históricos, los márgenes de rentabilidad son muy bajos y la regulación aumenta entre MiFID y las leyes del Gobierno.

Con estos ingredientes trabajan los bancos en la actualidad. Sin embargo, el aumento de las comisiones, el crecimiento del ciclo económico y el incipiente proceso de normalización bancaria están ayudando a las entidades a sobrellevar estos años marcados por las políticas monetarias expansivas llevadas a cabo por los bancos centrales. Además, el proceso de integración bancaria que se ha dado en España, en el que han desaparecido medio centenar de entidades para dar lugar a únicamente doce bancos y dos minúsculas cajas de ahorros y la venta progresiva de activos improductivos también han ayudado al negocio bancario.

Estos años de recuperación también han llegado acompañados de despidos, prejubilaciones y un recorte de plantilla cercano al 30% desde 2008, que deja el sector con 194.283 empleados al cierre de 2016, según los datos del servicio de estudios BBVA Research. La red de oficinas se ha reducido en un 38%, y suma 28.959 sucursales, aunque la tendencia es seguir recortando tanto en número de oficinas como en trabajadores por el impulso de la banca electrónica y la integración de grupos como el Santander o el Popular.

“Fijándonos en la rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del sector bancario, este va aumentando aún con tipos muy bajos por lo que se pueden producir retornos que superen el coste del capital. De esta manera se espera un ROE para el próximo ejercicio del 8%, algo que se puede ver traducido en mejores valoraciones”, explica Felipe López-Gálvez, analista de Selfbank.

“A medida que comience el proceso de normalización monetaria, la banca española puede ser una de las grandes beneficiadas, ya que se están produciendo mejoras en términos de liquidez, solvencia y desvinculación de activos improductivos”, comenta López-Gálvez.

Entre los bancos que mejor aspecto presentan en su balance destaca, por encima de todos, Bankinter. La entidad que dirige María Dolores Dancausa consiguió una rentabilidad sobre recursos propios (ROE) a cierre del tercer trimestre, del 12,41%, frente al ROE que tiene Banco Santander del 6,9% o del 6,8% en el que se sitúa BBVA. En cuanto al ratio capital Tier 1, que mide la fortaleza financiera de un banco, Bankia llega al 14,7%, mientras que BBVA llega al 12,9% y CaixaBank del 12,4%.

En cuanto a los analistas, la entidad que tiene un mayor porcentaje de recomendaciones de compra es Liberbank. El banco fruto de integración de Cajastur, Caja de Extremadura, Caja Castilla-La Mancha y Caja Cantabria ha completado con éxito su ampliación de capital de 499 millones de euros, que busca fortalecer su balance, ampliar las coberturas de sus activos tóxicos hasta el 50% e impulsar su plan de negocio.

La cotización del banco que lidera Manuel Menéndez la siguen trece analistas, de los cuales nueve aconsejan comprar sus acciones, tres mantener y sólo uno recomienda vender. Unicaja, por su parte, también suscita interés entre los analistas y ocho de los trece analistas que siguen su día a día en el parqué son partidarios de comprar sus acciones, tres de mantenerlas y dos de vender.

Liberbank también es el banco español que más potencial de revalorización presenta después de las importantes correcciones que sufrió tras la desaparición del Banco Popular. Con un precio objetivo situado en los 0,55 euros por acción, tiene un potencial de subida del 28%, mientras que Unicaja se queda en el 14,3%, CaixaBank en el 9,5%, Banco Santanderen el 9,1% o Banco Sabadell en el 7,7%, mientras que el resto de entidades están muy ajustadas a precio, según estiman los analistas del consenso que recoge Reuters.

Precisamente, el banco de inversión estadounidense Citi señala en un informe publicado este martes a Unicaja y Liberbank como foco de las operaciones corporativas que se pueden dar en el sector bancario europeo. La entidad menciona, además, de estas dos entidades al alemán Commerzbank, a los italianos Banco BPM, Ubi Banca y Bper Banca, a los ingleses Virgin Money y OneSavings Bank, a los irlandeses Bank of Ireland y Permanent TSB, al polaco Getin Noble Bank y al austriaco Raiffeisen Bank como los bancos que muestran mayores oportunidades para sus compradores.

Pese a ello, la realidad es que en el acumulado del año Liberbank cae un 56%, y es el banco con peor comportamiento en el ejercicio. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) vetó desde el 12 de junio al 21 de noviembre las posiciones cortas en el accionariado de la entidad después de los ataques “especulativos” que denunció el banco tras la compra del Santander al Popular. CaixaBank se revaloriza un 26% y Sabadell un 28,8% en este 2017, los mejores del año pese a la tensión en Cataluña, que les ha hecho cambiar de sede social a Valencia y Alicante, respectivamente.

Otro buen medidor del estado de salud de la banca es el grado de aceptación por parte de los gestores de fondos. Precisamente, no es un sector que despierte las simpatías de todos los gestores, como demuestra el hecho de que entre los mejores fondos de bolsa española que cuentan con cinco estrellas Morningstar, en función de su rentabilidad y riesgo entre sus competidores, sólo BBVA y Unicaja pesan en las carteras más de un 1%.

En concreto, estos fondos son el Santalucía Espabolsa, Bankia Small & Mid Caps España, Bestinver Bolsa, EDM Inversión, Gesconsult Renta Variable, March International Valores Iberian Equity, Metavalor, Renta 4 Bolsa, Santander Acciones Españolas y Santander Small Caps España en el que pesan un 1,17% las acciones de BBVA y 1,14% las acciones de Unicaja.

“A largo plazo es difícil conseguir rentabilidades positivas en acciones de bancos. Unicaja es la entidad española de mediana capitalización que más nos gusta y la tenemos en cartera junto a Bankia. Tiene una cobertura del 55% para sus activos tóxicos, está bien gestionado y sus valoraciones no son altas, de hecho cotiza a 0,6 veces su valor en libros”, comenta el presidente de la gestora Buy and Hold, Julián Pascual. “Jugar en BBVA y Santander es jugar a la banca mundial, con parte de su negocio en el extranjero y exposición a riesgos que no controlamos. Sólo compraríamos acciones de BBVA y Santander si estuviesen muy baratas, porque a la larga sus rentabilidades no son controlables”, indica Pascual.

Por su parte, Juan Enrique Cadiñanos, director en España de Admiral Markets, apunta que a la banca le irá mejor en bolsa el próximo trimestre al ritmo que el Banco Central Europeo (BCE) vaya normalizando su balance y su compra de activos. “Este 2017 ha sido un año de recuperación para los bancos, aunque este tercer trimestre los resultados no han cumplido con las estimaciones del consenso de los analistas en parte por el conflicto político en Cataluña. Salvo de CaixaBank, espero un buen comportamiento en el arranque de año de Sabadell, BBVA, Santander y Bankinter”, subraya Cadiñanos.

“En Self Bank, los principales bancos del Ibex 35 que tenemos en nuestras carteras ‘dinámica’ y ‘dividendos’ son Santander y BBVA respectivamente. Para ambas entidades, el consenso de analistas de Bloomberg les otorga un potencial de revalorización de un 10% y 5% respectivamente, presentando los dos bancos una rentabilidad por dividendo del 3,7%”, apunta López-Gálvez.

El gestor de Abante José Ramón Iturriaga indica que “el sector bancario, a pesar de que ha sido el que peor comportamiento relativo ha tenido los últimos meses, se han dado dos operaciones que demuestran la profunda transformación de las dinámicas del sector”.

Iturriaga comenta que “el Banco Sabadell, en plena vorágine independentista, vendió una cartera de hoteles por más de 600 millones de euros, precio por encima de su valoración en libros. Esta operación constituye un buen indicador del interés que hay por el inmobiliario español y que los precios son razonables. A medida que se asiente el polvo de la crisis catalana veremos más operaciones y, probablemente, más grandes, lo que es una buena noticia tanto desde el punto de vista de los balances como del capital. Últimamente está sonando mucho una gran operación por parte del BBVA y el private equity Cerberus que, de confirmarse, sería el mejor refrendo de lo anterior”. El banco que preside Francisco González, de hecho, está a la espera de la autorización del Fondo de Garantía de Depósitos para vender 14.000 millones en ladrillo al fondo Cerberus.