La banca minorista es una de las mejores opciones de Credit Suisse en el sector y, la española, está entre sus recomendaciones. Su sensibilidad a los movimientos de tipos de interés y un entorno de crecimiento consolidado con la rentabilidad de los bonos subiendo lo hace el activo ideal. Caixabank, Unicaja y Santander son los tres favoritos de la entidad suiza en el sector.

santander caixabank y unicaja, valores favoritos de Credit Suisse

La caída de los PMI, de la rentabilidad de los bonos y el euro fueron los responsables de la mayor parte de la caída de los bancos europeos desde el pico de mediados de febrero. Sin embargo, desde Credit Suisse creen que estas variables se pueden estabilizar y ven la rentabilidad del Bund subir hasta los 80 puntos básicos en los próximos seis meses mientras los PMI deberían rebotar gracias a las condiciones monetarias. Ambos factores ayudan al euro a estabilizarse y, ya se sabe, que los bancos es uno de los sectores más sensibles al euro.

Santander, Caixabank y Unicaja, entre sus opciones

Para Credit Suisse, la banca minorista y, en especial la española, está entre sus recomendaciones. Caixabank, Unicaja y Santander son los tres favoritos de la entidad suiza en el sector. ¿El motivo? Los expertos de Credit Suisse hablan de varios riesgos clave en este entorno:

  • La política italiana, pero el soporte de Lega se está incrementando sin expansión fiscal significativa, lo que limita la probabilidad de que Italia supere el límite del déficit presupuestario del 3% del PIB en la CE. Italia tiene un presupuesto primario y un superávit por cuenta corriente;
  • Los spreads de crédito ampliándose, esto tiene un lado positivo, que las tasas de default en Europa son muy bajas y los diferenciales del high yield se mantienen bajos frente al grado de inversión
  • El listado de disruptores son sólo el 7% de la capitalización de los bancos. “Creemos que los bancos de inversion, bancos empresariales y gestoras relacionadas con bancos son disruptivas y prefieren la banca privada y particular”.España es atractiva por muchos motivos (minorista, consolidación, recorte de costes…) y desde Credit Suisse mantienen el foco en la banca minorista por varios motivos: 1) Están mucho más expuestos a la mejora de los precios del real estate, pues el90% de los activos/colaterales de préstamos está relacionad con inmobiliario, y los precios del real estate en la mayoría de los países del euro se está recuperando; 2)  Tienen barreras de entrada más altas y necesitan “coleccionar” depósitos paratener acceso a financiación barata 3) Están más fuertemente desintermediada, 4) Tienen mayor potencial para recortar costes optimizando su red de marcas y moviéndose a banca digital y 5) Es mucho más sensible a movimientos de tipos que los bancos de inversión

Esto ha llevado a Credit Suisse a recomendar varias entidades españolas entre las que se encuentran Banco Santander, Caixabank y UNICAJA .

Los bancos españoles tienen una exposición alta a bancos domésticos, tal y como comentaban anteriormente, y “preferimos banca minorista sobre banca de inversión y mayorista. En el caso de los valores del Ibex 35 BBVA y Banco Santander, en torno al 75% de los beneficios vienen de banca retail  y la cuota es mucho mayor en el caso de los bancos pequeños”.

Estas entidades además, tienen una sensibilidad alta a la subida de tipos de interés frente a los bancos europeos (porque la mayoría de los préstamos son a tipo variable y más de la mitad de los depósitos son actualmente cuentas). La rentabilidad de parte alta de resultados está por encima de la rentabilidad de las hipotecas.

Además, en el caso concreto de España, la recuperación económica es mucho más sostenible que la recuperación de Italia. Los PMI están en línea con un crecimiento del 2% del PIB y una tasa de crecimiento del empleo del 4%. A pesar de los recientes cambios políticos, y de que el problema en Cataluña no está resuelto, “creemos que los riesgos políticos son limitados”.

Si seguimos por el bono, lo cierto es que los bancos tienen la correlación positiva más alta con la rentabilidad del bono a 10 años que cualquier otro sector. La caída en la rentabilidad de los bonos alemanes en la primera mitad de 2018 ha sido uno de los driver clave del pobre comportamiento de los bancos.

El bono a 10 años: el 'proxy' de los tipos a corto

Los tipos a corto son fundamentalmente más importantes para la rentabilidad de los bancos que los tipos de largo plazo, con el bono a 10 años siendo el único que actúa como un “proxy” de los próximos tipos a corto.

En este entorno, es importante tener en cuenta que la rentabilidad por dividendo de los bancos europeos frente al mercado ha sido tan alto solo una vez, durante el estallido de la crisis financiera, en 2008/2009 cuando los spreads de los CDS subieron de forma abrupta. Aparte de este período, las ocasiones previas en las que la rentabilidad por dividendo ha sido tan elevada, hemos visto a los bancos comportarse con gran fortaleza en los siguientes doce meses.

Los spreads de crédito implican una caída en las provisiones por pérdidas de los bancos europeos y “creemos que los precios inmobiliarios continuarán incrementándose en la región, ayudando a los valores colaterales  (que son desproporcionalmente sensibles al ladrillo). Los indicadores adelantados también implican una aceleración en el  crecimiento del crédito, mientras los riesgos legales y regulatorios son pequeños.

Los bancos relacionados con los mercados emergentes suponen un 35% de la capitalización de la banca europea y el comportamiento de éstos ha dependido mucho de las divisas emergentes. “Por el momento  vemos que las divisas de los emergentes están demasiado baratas (37% según el modelo de Credit Suisse) con señales muy limitadas de contagio.

Históricamente, cuando los bancos han tenido un comportamiento peor que el que han tenido este año, ellos tienden a comportarse mejor el 80% del tiempo que va entre los 3 y 12 meses siguientes.