Cada 10 puntos de subida en el grado de apertura comercial de la economía española suponen un repunte de la tasa de empleo de cuatro puntos porcentuales, según el Instituto de Comercio Exterior (ICEX), que, por ello, llama a la internacionalización de las empresas para impulsar nuevos puestos de trabajo, más estables y de mayor calidad. Así lo demanda en el informe elaborado junto a Analistas Financieros Internacionales (AFI) 'Internacionalización, empleo y modernización de la economía española', presentado hoy, en el que entre los argumentos que esgrime para potenciar las empresas exportadoras asegura que éstas son las que cuentan con las plantillas más grandes, son las más productivas y afrontan mejor la caída del consumo doméstico gracias a su diversificación.