Puede resultar hasta inapropiado hablar de una industria, como la de los bienes de lujo, en tiempos de crisis pero, por paradójico que resulte, es una atractiva inversión en Bolsa. ¿ qué negocios son los que incluso hoy en día tienen a gente haciendo cola en la puerta?. La respuesta es breve y concisa: las tiendas de lujo que reciben turistas chinos y rusos.
Los crecimientos interanuales de grandes fortunas en Asia son increíbles y oscilan entre un 30% y un 104% según el país. China ya ha superado a Inglaterra e incluso a la glamurosa Francia en número de millonarios. En 2009, la zona de Asia Pacífico mostró el mayor crecimiento de millonarios (Hong Kong +104%; India +51%) aunque el mayor número de millonarios siguen estando en USA, Japón y Alemania. Es especialmente revelador que 38 de cada 100 billonarios proceden de países emergentes.

Tanto rusos como chinos son turistas que están viendo incrementar a tasas exponenciales su poder adquisitivo y además tienen por costumbre llevar regalos cuando viajan, hasta el punto de estar dispuestos hacer largas colas a las puertas de las tiendas de lujo para adquirirlos.

Se estima que se doblará el número de consumidores de bienes de lujo de aquí al 2020 y el crecimiento viene mayoritariamente por los mercados emergentes.

Estos datos y tendencias se reflejan en los mercados bursátiles a través de compañías sin endeudamiento, que generan beneficios constantes y que venden unos productos con altísimo margen (estamos hablando de márgenes operativos de entre el 15% y el 20%). Forman parte de una industria con tremendas barreras de entrada (se tarda unas 18 horas en fabricar un bolso de lujo, es decir, más tiempo que en la producción de un coche de gama alta) y con rentables movimientos corporativos como el de Louise Vuitton y Hermés.

Los precios de los bienes de lujo aumentan mucho más rápido que el IPC y las compañías tienen poder de fijación de precios debido a esas barreras de entrada que hace muy difícil que entren nuevos jugadores (se suele tardar muchos años y mucho dinero para construir una marca de lujo). Además, son compañías que apenas tienen deuda en sus balances y la mayoría son generadoras de caja netas, y en tiempos donde el endeudamiento se mira con lupa, es un factor muy a tener en cuenta.

¿Cómo podemos jugar la baza de éste sector?, actualmente hay algún fondo de inversión que invierte exclusivamente en compañías de bienes de lujo o sino puede ir directamente al mercado bursátil comprando títulos. Citando a la famosa empresa Louis Vuitton (LVMH), lleva una rentabilidad acumulada en el 2010 de +49% que bien contrasta con nuestro maltrecho Ibex-35 que lleva una caída del -22%.

El ignorar la inversión en compañías de bienes de lujo es, y valga la redundancia, un lujo que no nos podemos permitir.