El banco suizo UBS, acuciado por las pérdidas derivadas de la crisis subprime, ha completado la venta de distintos activos crediticios, por un importe total de 15.000 millones de dólares, siguiendo así los pasos de otras grandes entidades financieras como Citigroup. Los activos han sido adquiridos por un fondo gestionado por BalckRock.