Tudor obtuvo un beneficio de 12,5 millones de euros en los primeros seis meses del ejercicio 2008, un 168,9% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Además los ingresos de la compañía aumentaron un 31,8% hasta los 211,1 millones de euros. Tudor indicó que la mejora en su cifra de negocios se debió en parte al buen comportamiento en ventas de sus filiales portuguesas.