Tubacex gana en el primer semestre del año 1,9 millones de euros, lo que supone un incremento del 9% con respecto al mismo periodo de 2016. Las ventas, por su parte, se contraen un 7,7%, hasta los 241,4 millones.

Con motivo de la presentación de sus resultados semestrales, Tubacex destaca que “el mercado al que se dirigen sus productos y servicios se encuentra en niveles de actividad históricamente muy bajos y con retrasos en la adjudicación de ciertos proyectos, lo que dificulta aún más la recuperación”. Sin embargo, añade, su estrategia “de acelerar su posicionamiento en productos y servicios de alto valor añadido ofreciendo soluciones cada vez más amplias, le está permitiendo acceder y ganar diversos proyectos específicos cerrando el primer semestre con un beneficio neto de 1,9 millones de euros”.

La evolución de las materias primas ha mostrado una tendencia a la baja en la primera mitad del año. Concretamente, el níquel ha cerrado junio a un precio un 7,5% por debajo de 2016; mientras el molibdeno y el cromo también han revertido su tendencia creciente presentando caídas muy acuciadas. Asimismo, el precio del petróleo también ha experimentado nuevas caídas, situándose un 15,7% por debajo del cierre de 2016.

En este contexto, la cifra de ventas de Tubacex en el primer semestre del año ha sido de 241,4 millones de euros, lo que supone una disminución del 7,7% con respecto al mismo periodo del año pasado; un EBITDA de 17,6 millones de euros, un 11,7% menor.

Jesús Esmorís, consejero delegado (CEO) del grupo, manifiesta que “a pesar de la debilidad del mercado, los esfuerzos de los últimos años para acelerar nuestro posicionamiento en productos Premium está dando sus frutos.”

En concreto, su cartera de productos Premium asciende a 700 millones de euros para suministrar en los próximos tres años; la cifra más alta de toda la historia. “Por primera vez esta cartera incluye un componente importante de soluciones de ingeniería para el usuario final, lo que supone un salto cuantitativo en nuestro modelo de negocio”, afirma el directivo.

Cabe destacar que las ventas directas a ingeniería y cliente final se mantienen como el primer canal en las ventas del grupo y ha representado en el semestre el 85% de la entrada de pedidos. “El camino que iniciamos hace unos años para convertirnos en un proveedor global de soluciones tubulares integrales es el acertado y seguimos avanzando en esa dirección”, concluye el CEO de Tubacex.

El ratio de deuda financiera neta sobre EBITDA se sigue situando de forma coyuntural en 7,5x, debido a dos hechos fundamentales: en primer lugar, por la adquisición de materia prima para cobertura de la cartera de pedidos actuales y, en segundo lugar, por el aumento del stock de producto final para, dentro de la estrategia de Tubacex Service Solutions (TSS), tener la capacidad de ofrecer a los clientes el producto adecuado, en el momento preciso y el lugar necesario. La empresa prevé reducir ese ratio por debajo de 3x a cierre de 2018. Con respecto a la previsión, el grupo confía en que la peor parte de la crisis haya pasado, y espera una mejora gradual en el segundo semestre de año en captación de pedidos y una consiguiente evolución progresiva de los resultados gracias a la cartera actual, que se reflejará sobre todo en 2018 y 2019.