El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea considera que la política de cohesión, que supone un tercio del presupuesto comunitario, sigue siendo un ámbito problemático y el más afectado por los errores de gestión presupuestaria. De hecho, señala que al menos el 11 % del importe total de las ayudas regionales reembolsadas el año pasado no deberían haberse pagado.  El comisario responsable de Política Regional, Pawel Samecki, admitió que ese porcentaje de error es demasiado alto pero dejó claro que eso no implica que no se pueda justificar un 11 % del presupuesto de cohesión o que el dinero se haya perdido. "Cuando los errores dan lugar a pagos incorrectos, la Comisión toma medidas para recuperar los fondos, incluso aunque esto lleve tiempo", sostiene.