El gigante automovilístico japonés va a invertir unos 626 millones de euros en la puesta en marcha de una nueva planta en Japón. La fábrica tendrá una capacidad de producción anual de unos 200.000 automóviles. Toyota cuenta con seis plantas en Japón y cuarenta en el extranjero.