El fabricante de automóviles japonés Toyota contratará en el ejercicio fiscal de 2008-2009 a 1.800 nuevos empleados, la mitad que en el ejercico anterior, para recortar gastos ante la crisis. Será la primera vez en siete años que la compañía contrata a menos de 2.000 nuevos empleados a tiempo completo en un ejercicio fiscal, informa el diario Nikkei. Para el ejercicio 2008-2009, que concluye este mes de marzo, Toyota tenía previstas 3.600 nuevas contrataciones de empleados a tiempo completo.
La caída de la demanda de automóviles en los últimos meses ha golpeado fuertemente a los grandes exportadores nipones, entre ellos Toyota, primer fabricante de automóviles del mundo.

Toyota registró, entre octubre y diciembre de 2008, unas pérdidas netas de 164.700 millones de yenes (1.709,18 millones de dólares) y espera acabar el actual ejercicio fiscal en pérdidas.

Entre las medidas previstas para afrontar su situación de deterioro económico, el fabricante nipón se ha centrado en reducir el número de nuevos contratos y en congelar los salarios.