La crisis sobre cuestiones de seguridad en Toyota se profundizó el miércoles luego que la atribulada fabricante japonesa de vehículos señalara que está considerando realizar retiros temporales de su modelo Corolla, el vehículo de mayores ventas en el mundo, debido a posibles problemas con el sistema de dirección. Toyota anunció además que equiparía a todos los modelos nuevos con un sistema para cortar la energía del motor cuando el conductor presiona al mismo tiempo los pedales del acelerador y el freno, para impedir que los accidentes debido a aceleraciones involuntarias a las que se atribuyen docenas de muertes.