El Departamento de Transporte de Estados Unidos informó el lunes que Toyota acordó pagar una multa de casi de 16,4 millones de dólares para resolver las acusaciones de que las empresa no comunicó a las autoridades que regulan la seguridad en las autopistas sobre defectos potencialmente peligrosos en los pedales del acelerador de sus autos.