La multinacional japonesa Toshiba registró un beneficio neto de 22.200 millones de yenes (unos 199 millones de euros) entre julio y septiembre, lo que supone una disminución del 18,7% con respecto al mismo periodo de 2010.

Los ingresos por ventas del fabricante de electrónica disminuyeron un 2,6% interanual hasta 1,58 billones de yenes (14.284 millones de euros), en un retroceso que la empresa atribuyó, en un comunicado, a "la fuerte apreciación del yen".

Sus ramas de negocio más perjudicadas fueron la de productos digitales y la de dispositivos electrónicos, cuyas ventas menguaron un 5 y un 4%, respectivamente.

Según el informe de Toshiba, su negocio de ordenadores "registró ventas débiles en Europa y Estados Unidos" y sintió el impacto de la fuerte apreciación del yen frente al euro y el dólar, mientras que el de televisores acusó la bajada de precios y el fin de la transición al sistema digital terrestre en Japón.

Sin embargo, su beneficio operativo durante este periodo aumentó un 6,2% interanual hasta los 76.100 millones de yenes (685 millones de euros).