El ex primer ministro británico Tony Blair trató durante dos años de mantener en secreto un lucrativo acuerdo con la petrolera surcoreana UI Energy Corporation, que tiene fuertes intereses en Irak, denuncia hoy el diario "Daily Mail". El ex líder laborista también procuró que no trascendiese nada de otro contrato por un millón de libras (1,1 millones de euros) para asesorar a la familia real kuwaití, añade el periódico.