Testa, la filial patrimonialista de Sacyr-Vallehermoso, obtuvo un beneficio neto de 57,9 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un incremento del 56,8% respecto al mismo periodo de 2007, en parte gracias a las plusvalías generadas por la venta de activos. En una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía informó de que la cifra de negocios ascendió a 135,5 millones de euros, el 0,4% más, en tanto que el resultado bruto de explotación (Ebitda) alcanzó los 109,7 millones. Los ingresos por alquiler se incrementaron el 3,7% en el primer semestre gracias a la incorporación de nuevos activos en explotación y al incremento de las rentas. Asimismo, la filial de Sacyr explicó en un comunicado que se ha apuntado unas plusvalías de casi 40 millones de euros por la venta de tres activos en lo que va de año. De esta forma, ha vendido una residencia de tercera edad en Madrid por 12 millones de euros, el edificio Brickell 1401 en Miami por 72,9 millones y un edificio de oficinas en Zaragoza, éste último con posterioridad al 30 de junio. La compañía tiene más de 1,5 millones de metros cuadrados en alquiler con un grado de ocupación medio del 98,9%.