La radiación sigue siendo todavía demasiado elevada para que seres humanos puedan entrar en la central.

Los robots enviados a la planta nuclear de Fukushima han detectado niveles de radiación tóxicos para el ser humano, mientras que desde Tepco están preparando un plan para salir de la crisis en un periodo comprendido entre seis y nueve meses.


Los robots enviados a la planta nuclear de Fukushima han detectado niveles de radiación tóxicos para el ser humano, mientras que desde Tepco están preparando un plan para salir de la crisis en un periodo comprendido entre seis y nueve meses.

Las mediciones hechas indican que una hora en el reactor 3 supone un quinto de la radiación máxima a la que puede exponerse un trabajador en todo un año, según indica la Agencia de Seguridad Nuclear. Nadie ha entrado en los edificios desde que una ola de 15 metros golpeara los equipos de refrigeración tras el terremoto del 11 de marzo.

La disminución continuada de la radiación en la planta dañada podría lograrse en tres meses, de acuerdo con la información suministrada por Tokyo Electric en un comunicado. “Un apagado con niveles fríos, por debajo de los 100º celsius, se podría lograr en seis meses” han añadido.

“El plazo de seis a nueve meses parece demasiado tiempo, dado la urgencia” ha dicho Michael Friedlander, ingeniero nuclear y director de riesgos en APG Asset Management, en declaraciones a Bloomberg. “Tepco debe aspirar a manejar la crisis en dos o tres meses. Están gestionando todo y no quieren hacer un compromiso que no pueden cumplir” ha afirmado Friedlander.

En los próximos tres meses, Tepco llenará las vasijas de contención de los reactores 1 y 3 y sellarán el número 2, ya que probablemente esté dañado, antes de inundarlo, ha informado la empresa en el comunicado.