Tokyo Electric lo ha dicho tras confirmar que las barras en la unidad número uno podrían haberse caído de su ensamblado, retrasando aún más los planes para resolver la crisis.


“Los hallazgos en el reactor número uno indican la posibilidad de que las lecturas del nivel del agua en los otros reactores no sean exactas" ha declarado Junichi Matsumoto, director general de Tepco, según recoge Bloomberg. “Podría ser que una crisis similar a esto haya ocurrido en el reactor número uno” ha añadido.

La agencia crediticia Moody´s Japan KK ha recortado hoy la calificación y seguirá revisándola a la baja después de esta noticia. Tepco ha estado luchando para enfriar los reactores y detener las fugas de radiación para poner fin a la peor crisis nuclear desde Chernobil en 1986.

El descubrimiento de que las barras de combustibles estén fundidas, significa que es poco probable que Tepco pueda cumplir su calendario para contener las fugas, de acuerdo con un profesor de ingeniería nuclear.

“Tepco no ha indicado con certeza la cantidad de incertidumbre y los potenciales escenarios negativos que hay en su hoja de ruta” ha afirmado Hironobu Unesaki de la Universidad de Kyoto. "No creo que hayan juntado datos suficientes antes de llevar a cabo el plan”.

El combustible en el reactor número uno empezó a derretirse alrededor de cuatro horas y media después del terremoto de 9 grados que golpeó Japón el 11 de marzo, cuando el nivel del agua en el recipiente del núcleo del reactor cayera por debajo de la base del ensamblado.

La temperatura en el núcleo se elevó unos 2800 grados centígrados, el punto de fusión de las barras de combustible, después de que el enfriamiento de emergencia fuera eliminado por el tsunami.

Las acciones de Tepco han caído un 7,16% hasta los 5,19 dólares.