Telefónica ha alcanzado un beneficio neto en los nueve primeros meses del año de 7.848 millones de euros, lo que supone un incremento del 51% respecto al resultado obtenido entre enero y septiembre del año anterior. Los ingresos de la firma han ascendido a 42.014 millones de euros, un 8,6% más que los 38.704 que facturó entre enero y septiembre de 2006, mientras que el resultado operativo antes de amortizaciones (Oibda) se ha situado en 18.248 millones de euros, un 24,5% más que en los mismos meses de 2006.
El grupo ha reiterado los objetivos financieros que se fijaron para el ejercicio 2007, que prevén que el crecimiento consolidado del importe neto de la cifra de negocio se sitúe entre el 8% y 10%, frente al rango inicial del 6% y 9%. Asimismo, Telefónica espera que las inversiones se sitúen por debajo de los 8.100 millones de euros frente a la estimación inicial de que fueran inferiores a 7.814 millones de euros Este resultado supera con creces la previsión de consenso de los analistas de 6.810 millones de euros. En el segundo trimestre, Telefónica contabilizó una plusvalía de 1.296 millones por la venta de Airwave, mientras en el tercero la desinversión en Endemol le dejó un extraordinario de 1.368 millones. El OIBDA (resultado bruto de explotación) de nueve meses se elevó un 24,5% a 18.248 millones, mientras los analistas esperaban unos 17.980 millones. Las ventas crecieron de 38.704 a 42.014 millones, es decir un 8,6% interanual. Su base de clientes de móviles aumentó un 15,7% a 160,2 millones, mientras que el total de accesos del grupo ascendió a 218,5 millones, un 11,6% más. En su nota, Teledfónica reitera sus objetivos para 2007 con crecimientos en ingresos de entre 8-10% y en OIBDA de entre 10 y 13%. Telefónica celebra a las 16.00 una teleconferencia en la que los analistas estarán atentos a cualquier novedad sobre operaciones pendientes como la subida de participación en China Netcom o el pulso que mantiene con Portugal Telecom en la brasileña Vivo.