Telecinco rompió ayer su récord en audiencia de esta temporada con la emisión de la última carrera del campeonato de F1. El Gran Premio de Brasil, en el que Raikkonen se proclamó líder del mundial, fue seguido por una media de 9,095,000 espectadores y un 61,4% de cuota de pantalla, según datos de Barlovento Comunicación. Esta carrera se convierte en la segunda más vista de la historia, con apenas 228,000 espectadores menos que la final del año pasado, en la que Alonso se convirtía en bicampeón del mundo.