El fabricante japonés Suzuki Motor espera ganar 50.000 millones de yenes (433 millones de euros) en este ejercicio fiscal que termina en marzo de 2012, el 10,7 por ciento mas que en el anterior.

El grupo espera recuperarse del efecto del terremoto del pasado marzo y anunció un beneficio operativo de 110.000 millones de yenes (unos 952 millones de euros), un 2,8 por ciento más respecto al ejercicio anterior, anunció la compañía.

Además, Suzuki Motor prevé unos ingresos por ventas de 2,61 billones de yenes (unos 22.600 millones de euros), un 0,7 por ciento más que en el ejercicio anterior, cuando obtuvo 2,60 billones de yenes (22.586 millones de euros).

El fabricante del motor espera que los efectos de la tragedia de marzo se dejen sentir en sus resultados de la primera mitad del año fiscal, que termina el 30 de septiembre.