El Banco Nacional de Suiza aparca, al menos por el momento, cualquier tipo de marcha atrás en sus políticas expansivas. En su reunión de hoy ha dejado los tipos de interés sin cambio, en el 0,25%, y ha mantenido sus programas de compra de deuda y de intervención en el mercado de divisas para frenar las subidas del franco suizo.