Este incremento del beneficio de un 40,1% de la compañía francesa de servicios medioambientales se debe, en parte, a la toma de control de su filial española Agbar.  

Y, fundamentalmente, al crecimiento de sus tres sectores de actividad a nivel internacional y en materia de agua en territorio europeo.

Suez Environnement cerró el año 2010 con un beneficio de 565 millones de euros, una mejoría que prevé mantener al menos durante los tres próximos ejercicios. El resultado bruto de explotación creció un 13,6% en cifras brutas (un 10,5% si hablamos de comparables) hasta alcanzar los 2.339 millones de euros.