En la semana que terminó el 17 de agosto la cifra de peticiones iniciales de subsidio de desempleo ascendió en 13.000 personas con respecto a la semana anterior. El número de solicitudes realizadas por los parados estadounidenses fue de 336.000 en comparación a las 323.000 de la semana anterior. Sin embargo, la cifra es la más baja en los últimos 5 años.

La media de las 4 últimas semanas fue de 330.500, lo que supone un descenso de 2.250 peticiones iniciales de desempleo con respecto a la semana anterior, cuyo dato fue de 332.750 solicitudes.

Cabe indicar que el número de despidos está disminuyendo, dado que los empresarios se están aferrando a los trabajadores para cumplir con sus estimaciones de ventas, que puede propiciar mayores ganancias en las nóminas una vez que los efectos de los recortes del presupuesto federal y los impuestos sobre la nómina ha descendido en el segundo semestre de 2013.

El crecimiento del empleo, junto con el aumento de los ingresos, ayudará a mejorar la confianza del consumidor, mientras que el gasto representa alrededor del 70% de la economía estadounidense.



Por otro lado, la tasa de desempleo de los asegurados fue de un 2,3% menos en la semana terminada el 10 de agosto. Un dato que no refleja muchos cambios con la tasa de la semana anterior. La cifra de desempleo asegurado durante la semana que terminó en dicha semana fue 2.999 millones, lo que indica un aumento de 29.000 personas desde el nivel revisado de la semana anterior.