La pérdida de STMicroelectronics en el segundo trimestre se redujo por la fortaleza de las ventas, en un entorno de descenso de la demanda de productos tecnológicos en Europa. La compañía prevé ingresos en el tercer trimestre por encima de las previsiones de los analistas. El fabricante de microprocesadores, uno de los más importantes de Europa, registró una pérdida neta de 47 millones de euros, 5 centavos por acción, frente a la pérdida neta de 758 millones, 84 centavos por acción, del año anterior.