Sprint, el tercer operador de telefonía móvil de EE UU, sufre su mayor caída intradía desde 2008, después de que sus resultados del segundo trimestre y la pérdida de clientes estén por debajo de las estimaciones de los analistas.

Las pérdidas del segundo trimestre han aumentado hasta los 847 millones de dólares, o 0,28 dólares por acción, desde los 760 millones o 0,25 dólares por título de un año antes, según ha informado la compañía con sede en Overland Park.

Los ingresos operativos antes de amortización cayó un 12% hasta los 1.310 millones de dólares, por debajo de la media estimada por los analistas de Bloomberg de 1.480 millones, como consecuencia de que los costes de retención de clientes aumentaron.

Sprint perdió 101.000 clientes con contratos mensuales, después de perder 114.000 en los tres meses anteriores e informar de un aumento de usuarios en el cuarto trimestre de 2010 por primera vez en más de cuatro años.
La empresa está promocionando teléfonos como Evo de HTC para competir con AT&T y Verizon Wireless, ya que ambos llevan el iPhone de Apple.

“Les está costando más de que nadie esperaba mantener su base” ha declarado Walter Piecyk, un analista de BTIG LLC en Nueva York que asesora vender las acciones. Sprint ha dicho que gastó 120 millones de dólares extra el pasado trimestre en la adquisición de clientes y en la retención de costes para mantener la competitividad.

Las acciones de Sprint caen un 16,86% hasta los 4,30 dólares. Los títulos han llegado a caer un 20%, la máxima caída intradía desde el uno de diciembre del año 2008.