Standard & Poor's (S&P) ha rebajado la calificación crediticia de British Airways (BA) de 'BB+' a 'BB', en vigilancia estable, ante el "empeoramiento significativo" y "las débiles perspectivas comerciales" para la compañía de mantenerse la actual recesión económica.  Los analistas de la agencia de calificación internacional señalaron que, a largo plazo, BA, inmersa en un proceso de fusión con Iberia, está expuesta a "un entorno adverso", motivado por el "brusco deterioro" de la situación económica que afecta a todas las compañías aéreas.
Al respecto de la fusión con la aerolínea española, S&P apunta que con la información actual no puede evaluarse una perspectiva sobre la operación.

Según el analista de S&P Leigh Bailey, "la profundidad y duración de la recesión" tendrá un efecto acumulativo negativo sobre el perfil financiero de la aerolínea británica, que prevé pérdidas en los dos próximos ejercicios.

Al mismo tiempo, la agencia internacional rebajó de 'BB+' a 'BB' la calificación a largo plazo de la deuda de la compañía y estimó entre un 30% y un 50% la expectativa media de recuperación.

Para el ejercicio en curso, que termina el próximo 31 de marzo, S&P prevé que el deterioro de las condiciones del mercado se traduzca en unas pérdidas de explotación para BA de unos 225 millones de libras esterlinas (250,11 millones de euros), incluyendo 75 millones de libras esterlinas (83,3 millones de euros) en costes, al tipo de cambio actual. El pasado 5 de marzo BA advirtió de que para 2010 prevé reducir 220 millones de libras esterlinas (244,5 millones de euros) en gastos de combustible para ese año.

No obstante, S&P indicó que estas pérdidas y el proceso de reestructuración tendrá probablemente un resultado "menor" que el esperado durante los próximos dos ejercicios, lo que es probable que debilite sustancialmente las cifras de crédito de los niveles actuales.

"La disminución de los niveles de la actividad empresarial y una mayor atención en la reducción de los gastos de viaje contribuirán a la debilidad de las perspectivas de ingresos de segmento 'premium' de la compañía, principal generador de beneficios para BA", destaca S&P.

Desde la agencia de calificación se destaca que las condiciones actuales del mercado siguen siendo "difíciles", aunque es "demasiado pronto" para evaluar el impacto específico en los resultados de la compañía a raíz de la crisis sanitaria desatada por el brote de gripe A (H1-V1).

Además, se subraya que las diferencias de cambio afectarán no sólo a los ingresos de explotación de la compañía, sino que tendrán "un efecto significativo negativo" en sus niveles de deuda, por lo que no puede excluirse un "mayor deterioro" para el presente ejercicio.

"El panorama económico sigue siendo incierto, y creemos que el rendimiento de BA en los próximos doce meses supondrá un punto cíclico antes de que comience la recuperación económica", agregó Bailey.

Sin embargo, destacó la buena posición de liquidez de la compañía, que cuenta con unas reservas de más de 1.000 millones de libras esterlinas (más de 1.112 millones de euros), suficientes para financiar las principales entregas de aviones hasta 2012".

Con este panorama, es poco probable que se revise al alza en un corto plazo el 'rating' de BA, dado que es previsible que las condiciones sigan siendo inciertas ante el actual escenario económico mundial.