Standard & Poor's (S&P) considera que la fusión entre Suez y Gaz de France (GDF) será positiva desde una perspectiva crediticia para la primera, pero negativa para la segunda, puesto que el grupo de servicios se verá beneficiado de la fortaleza financiera de su nuevo compañero de viaje. Por este motivo, la agencia de calificación crediticia ha situado en vigilancia con perspectiva positiva el 'rating' de Suez, situado en la actualidad en 'A-' a largo plazo (peor nota dentro de la calidad buena) y en 'A-2' a corto plazo (calidad buena, pero algo sensible al entorno). La agencia también advierte de que la estructura crediticia de GDF podría quedar dañada con la fusión, por lo que sitúa su 'rating' en vigilancia con perspectiva negativa.