Standard & Poor's bajó un escalón la calificación de la deuda soberana triple A de Irlanda ante los temores sobre el creciente déficit público y la posible necesidad de más decisiones para estabilizar sus sistema bancario.  La economía de Irlanda, en tiempos la envidia de Europa, ha sufrido una de las crisis más duras en el Viejo Continente.  Su producto interior bruto se derrumbó un 7,5% anual en el cuarto trimestre, frente a un aumento de un 0,3% en el tercero, tras la crisis de la vivienda, informó la semana pasada la Oficina Central de Estadística. Los economistas prevén ahora que la recesión empeore aún más.  La agencia redujo la calificación a AA+ con perspectiva negativa, lo que significa que es posible que vuelva a rebajarla.