SOS registró una pérdida antes de impuestos de 134,06 millones de euros en los nueve primeros meses del año, debido a gastos y provisiones no recurrentes por importe de 150 millones de euros, informó hoy la compañía de alimentación.
"Las provisiones y gastos no recurrentes lastran fuertemente el resultado del periodo", reconoció el grupo de alimentación, que precisó que descontando estos atípicos, hubiera registrado un beneficio antes de impuestos de 15,9 millones de euros.

De los 150 millones, un total de 46,36 millones corresponden a provisiones para cubrir el supuesto desvio de fondos de los antiguos administradores de la sociedad, los hermanos Jesús y Jaime Salazar; otros 50,89 millones a provisiones de circulante y 49,06 millones vinculados a derivados financieros por cobertura de tipos de interés.

El resto de los gastos no recurrentes, por un importe total de 3,7 millones de euros, corresponden a los gastos de reestructuración financiera (1,41 millones de euros), así como a los gastos de reestructuración de plantilla (2,3 millones).

"Estos ajustes son no recurrentes y permitirán en un futuro ofrecer datos comparables, todo ello en el marco de una mayor prudencia contable", apuntó el grupo.

La cifra de negocio alcanzó los 1.062,59 millones de euros, un 11% más, impulsado por el negocio de aceite y la diversificación, en tanto que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) fue negativo en 12,89 millones, aunque el recurrente, sin tener en cuenta las provisiones, se situó en 88 millones de euros, un 52,7% superior.

La compañía explicó que como resultado de los procesos de auditoría que se están llevando a cabo se han realizado ajustes contables y provisiones que minoran el Ebitda por un importe de 97,2 millones de euros.

Dichos ajustes, según el grupo, vienen determinados, principalmente, por criterios de valoración de circulante como análisis de cobro de saldos de clientes y en las provisiones de los gastos comerciales.

"Los datos financieros están en línea con el plan de negocio elaborado por el nuevo equipo gestor y que sirve de base para el plan de reestructuración financiera", destacó el grupo.

Tras la integración de Bertolli en la compañía, llevada a cabo en el actual ejercicio, el negocio internacional del grupo representa el 71% de las ventas, al tiempo que el 82% del Ebitda se genera fuera de España.

En el negocio del aceite, las ventas alcanzaron los 777,2 millones de euros hasta septiembre y el Ebitda se incrementó un 97,24% respecto al mismo periodo del año anterior.

Por otro lado, el negocio de SOS de aceite de girasol se encuentra en proceso de estabilización después de las "fuertes" pérdidas soportadas en 2008, provocadas por la alerta alimentaria y la volatilidad del precio en origen. El grupo estimó que en los próximos meses se vayan recuperando paulatinamente la rentabilidad de este negocio.

En el área del arroz, la compañía subrayó la buena marcha tanto en Estados Unidos como en España, donde las marcas "siguen teniendo un excelente comportamiento" en los principales canales. Los resultados del grupo en esta división siguen lastrados por las pérdidas provenientes del negocio de México y la Guyana, aunque éstas se han recuperado en comparación con el trimestre precedente.

Los títulos de SOS caían un 5% a las 11.25 horas, hasta intercambiarse a un precio de 1,905 euros.