Grupo SOS defendió hoy ante el juez la legalidad del acuerdo de la junta de accionistas, celebrada el pasado 29 de junio, por el que Jesús y Jaime Salazar dejaron de ostentar cualquier representación en la compañía, una decisión que los abogados de los antiguos directivos del gigante alimentario consideraron un fraude de ley y una estafa.