Sony volvió a los beneficios en su último año fiscal en España -que cerró a 31 de marzo de 2007-, con un beneficio neto de 24,1 millones de euros, Sony España ha conseguido alcanzar en ese mismo año una facturación récord de 2.506 millones de euros, lo que supone un incremento del 40% respecto al ejercicio anterior. La razón de la subida de las ventas se cimentan en el empuje de las exportaciones (se han incrementado casi un 50%) y en las buenas ventas que se han generado en el mercado español.