El grupo estatal argelino Sonatrach no deberá finalmente indemnizar a Gas Natural y Repsol YPF por la rescisión en septiembre de 2007 del contrato de las compañías españolas para desarrollar el proyecto gasista de Gassi Touil, según el laudo del tribunal internacional de arbitraje que resuelve este contencioso.

La decisión tendrá un impacto negativo de 105 millones para Repsol, pero quedará sin consecuencias para los resultados Gas Natural. Como no se restituyen las inversiones acometidas, la gasista informa además de la anulación de créditos por 60 millones asociados a este proyecto.

Sonatrach deberá comprar a las empresas españolas su participación en la empresa conjunta encargada del proceso de licuefacción en la planta, a un precio similar a la tesorería actual de dicha sociedad.