El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, admitió hoy que la economía española no ha tocado aún fondo y consideró que las nuevas previsiones del Banco de España -que vaticina que el PIB caerá el 3% en 2009 y el 1% en 2010- son "un indicador de por dónde pueden ir las cosas". Frente a los últimos cálculos del Ejecutivo, que en enero auguró una caída del PIB del 1,6% este año y la vuelta al crecimiento el año próximo, el Banco de España cree que no habrá una "recuperación incipiente" hasta finales del año que viene, aunque la economía se seguirá contrayendo.