Solaria, compañía especializada en energía solar, obtuvo un beneficio neto en el primer semestre del año de 27,1 millones de euros, cifra que triplica los 8,4 millones logrados en el mismo periodo de 2007, según una presentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
El crecimiento del resultado refleja el aumento de las ventas de paneles fotovoltaicos y de proyectos integrales fotovoltaicos a causa del cambio normativo que entrará en vigor a finales de septiembre. El nuevo Real Decreto recortará las primas por producción a las instalaciones que se pongan en marcha después de septiembre y limitará la potencia fotovoltaica que se podrá instalar en España. A partir de junio Solaria ha experimentado un desplazamiento de las ventas hacia el segmento de proyectos, lo que refleja la prioridad por completar las obras en curso antes de octubre, explica la empresa. La cifra de ventas del primer semestre ascendió a 159,8 millones, un 253% más que entre enero y junio del año pasado, mientras que el EBITDA se multiplicó por 3,3, hasta alcanzar los 43,3 millones. Las ventas de paneles solares fotovoltaicos crecieron el 156% y aportaron 111,5 millones a la facturación del grupo, mientras que los ingresos por desarrollo de proyectos fotovoltaicos se dispararon al pasar de 6,2 a 97,2 millones. En septiembre de 2007 el Gobierno dio por cumplidos los objetivos del plan de energías renovables fijados para la fotovoltaica y anunció que hasta la entrada en vigor de la nueva normativa del sector, un año después, sólo se podrían instalar 1.200 MW como máximo. Esta circunstancia ha acelerado la ejecución de proyectos ante la incertidumbre sobre el contenido de la nueva normativa. El borrador de Real Decreto, analizado por la Comisión Nacional de la Energía (CNE) en julio pasado, incluye una reducción del 30% en las primas que reciben las empresas por su producción y limita la potencia instalada a 300 MW nuevos al año.