La irma de inversión francesa ha fijado el precio obejtivo del índice S&P 500 de Wall Street en los 1.200 puntos para el próximo verano, lo que representaría una revalorización del 15% respecto al nivel con el que partirá en la jornada de hoy.