Cuando la tendencia alcista primaria y secundaria coincide vimos como incrementaba la esperanza matemática. ¿Ocurrirá lo mismo en esta ocasión? ¿Será mejor invertir cuando el momento esté a favor de forma simultánea en diferentes marcos temporales?


En el capítulo VIII intentamos identificar con medias móviles zonas que considerábamos más favorables a subidas que otras. De esta forma, acorde con el esquema inferior, demostramos que la esperanza matemática era mayor los días en los que coincidía la tendencia alcista secundaria y la tendencia alcista primaria que los días en los que solo había una tendencia al alza o los días en los que no existía tendencia alcista.

Lea más pinchando aquí.