SICAM, CGT y UGT, representantes de los trabajadores de la Caja Mediterráneo (CAM), amenazaron hoy con una huelga ante "la más mínima noticia de que hay cualquier tipo de proceso" de fusión, integración o SIP de la entidad que "no haya sido antes valorado, analizado y con el visto bueno de la representación de la plantilla", al tiempo que expresaron su "irritación" por que "nunca" se tengan en cuenta los costes laborales de una operación de este tipo.