La creación de un banco malo sería la solución a las cajas de ahorro que quieran salir a cotizar. Así lo entiende Ramón Forcada, director de análisis de Bankinter quien asegura que la salida de las cajas a cotizar, no será un proceso fácil.

 El director de análisis de Bankinter no cree que sea un proceso fácil la salida de las cajas a bolsa. Este experto admite que las entidades están dividas en dos tipos: “las que serán capaces de captar capital en el mercado ampliando capital y saliendo a bolsa y las que dan por sentado que tendrán que acudir al FROB o fusionarse. Las cajas que saldrán al mercado tienen que captar capital y el problema es que, como no se ha creado un banco malo a través del que puedan separar los activos contaminados, los que quieran entrar en el capital se planteará la calidad de los activos que están comprando”. Puede que no se acepten valores contables superiores a 0.4-0.5 veces pues no se sabe qué hay dentro en términos de riesgo. Sin haberse creado el banco malo es complicado que las cajas que quieran salir a bolsa lo hagan, a menos que tengan precios muy bajos.

Pero ¿ha podría ser el mes de la banca? Forcada reconoce que el gran problema del sector financiero son las cajas que serán bancos “y eso sigue pesando mucho sobre un sector que es el único de Europa al no tener problemas de fondo graves”. En Europa todas las entidades grandes, excepto Barclays, tienen al Estado dentro. Curiosamente en España no ha sido necesario “y si desde un punto de vista de percepción los bancos están contaminados tanto por las cajas como por la situación de otros países, me lleva a pensar que en términos de precio/valoración ahora tienen que estar baratos”.

Vea la entrevista completa, pinchando aquí