El país no termina de salir de la crisis, hay incluso quien huele una posible vuelta a la recesión en el semestre que hace un mes estrenamos pero, las compañías miran para otro lado y se lanzan a la caza, en algunos casos, o se exhiben como cebos, en otros. Estamos hablando del mercado de M&A que parece reactivarse ante el aumento de liquidez de las empresas y, es que, hacerse grande se configurar como aval de futuro.

Parece arriesgado con el panorama macro antes citando que las empresas se lancen a la caza, por lo que cabe preguntarse ¿por qué se abre la veda ahora? Susana Felpeto, analista de Atlas Capital, lo justifica porque “hemos pasado lo peor de la crisis y, tras paralizarse el mercado de las M&A en la recesión, ahora las compañías se encuentran con liquidez y la oportunidad de utilizarla para diversificar su negocio, evitando ser castigadas por su concentración y así granjearse un futuro”. Además, “si las adquisiciones se vuelven continuas, -considera Sara Pérez Frutos, directora general de Dracon Partners EAFI- será muy positivo para los mercados y sustentaría los índices para no tener que volver a los niveles mínimos que alcanzamos en abril y mayo”.

Farmacéuticas y telecos: las reinas del baile

En el mercado de las M&A europeo hay dos sectores que se llevan la palma: las farmacéuticas y las telecos. Dentro de éstas podemos apreciar una tendencia dominante a buscar compañías con las que casarse dentro de las fronteras del Viejo Continente, mientras que, las adquisiciones comienzan a cobrar fuerza más allá de nuestras fronteras. Esto es debido a que estos negocios son demasiado maduros en Europa, comienzan a flaquear, y las nuevas oportunidades de mercado se abre más allá, sobre todo en Latinoamérica pero, además. A su endémica situación hay que unirle que “son sectores que les cuesta encontrar financiación y que cuando alguna empresa muestra debilidad, da lugar a que otras empresas más fuertes le ataquen”, añade Soledad Pellón, analista de IG Markets.

Muestra de ello son los últimos movimientos en este campo. Recientemente Prisa aceptó en su accionariado a Liberty con el objetivo de “obtener dinero y no tener que acudir a la refinanciación de su deuda con los bancos”, explica Felpeto, mientras que, sin salir de este sector, la operadora Telefónica hace uso de las adquisiciones para fortalecerse en Latinoamérica con la compra de Vivo, “una gran oportunidad para la compañía”, considera Luis Benguerel, responsable de mesa de RV de Interbrokers.

Pero, analizando el sector farmacéutico y el de telecomunicaciones por separado, las concentraciones en el primero están principalmente justificadas por “la competencia de los genéricos y el I+D, ya que, para poder comercializar un nuevo medicamento se necesita mucho tiempo y espacio y, para acortarlo, las grandes empresas absorben otros laboratorios más pequeños que pueden tener los experimentos más avanzados”. Otro híbrido de las fusiones en este sector son los acuerdos de comercialización, “como los que lleva a cabo Almirall”, dice Felpeto, pues “esta compañía consigue así reducir costes y después reparte los beneficios con quien se alía”.

A las telecomunicaciones tampoco les faltan razones para acudir al salvavidas de las M&A, especialmente los medios de comunicación (este año completaron su fusión Telecinco y Cuatro, y Antena 3 y La Sexta) pues, como explica Benguerel, “son empresas que están fatal por la actual reducción de ingresos por publicidad, acarreado por el aumento de canales con el TDT y la dura competencia que les está haciendo Internet, en especial las redes sociales, pues en ellas se controla lo que los usuarios buscan y la publicidad puede ser más selectiva y efectiva”. Conocedora de los beneficios que las redes sociales aportan Telefónica no ha dejado escapar la oportunidad de hacerse con la más potente web de este tipo en nuestro país, Tuenti.

A la hora de invertir, ¿la compradora o la comprada?
En el caso de las adquisiciones, los expertos consideran que hay que hacer caso al viejo dicho de “comprar con el rumor y vender con la noticia”. La razón es que “la que paga suele hacerlo a un precio que aporta una prima, por lo que se puede entrar en el valor hasta que llegue al precio ofertado”, dice Felpeto. En el caso de las empresas de telecomunicaciones, si la fusión o adquisición se hace con el fin de reducir deuda “no conviene invertir a largo”, mientras que si surgen sinergias “sí es bueno entrar para estar tranquilos, como el caso de Telefónica con Vivo”, continúa la experta. En cambio, con respecto a las farmacéuticas la experta aconseja “no dejarse llevar por el dicho y mirar uno por uno cada caso”. Aún así, Berenguel advierte que “a pesar de las sinergias, a veces se está pagando un alto precio porque los competidores buscan lo mismo que tú y se convierte en una auténtica puja”.