Me dice el analista jefe de uno de los principales bancos de inversión españoles que “hay un exceso de demagogia respeto a la Crisis Económica actual y abundante literatura urbana. Esto me recuerda el fenómeno de masas compendiado en Los ricos también lloran una telenovela mexicana producida y emitida por Televisa en 1979, que supuso uno de los mayores éxitos de audiencia de la historia del género, fue exportada a más de 50 países y doblada a 25 idiomas.
Fue producida por el chileno Valentín Pimstein y Carlos Romero, con la asistencia de José Alberto Castro, hermano de la protagonista, Verónica Castro; quien se convirtió en una celebridad a escala mundial gracias a esta producción. A su lado también trabajaron el actor Rogelio Guerra y en el papel de antagonista Rocío Banquells. El director fue el padre de ésta, Rafael Banquells....” Y añade, “en efecto, hay un río de lágrimas, porque la crisis financiera que comenzó hace tres años, el 18 de julio de 2007, se ha llevado por delante 225.800 millones del valor bursátil del Ibex, que acumula un descenso superior al 40% desde entonces...”


“Esto se ve con claridad en el perfil y composición actual del Ibex, con la desaparición del sector inmobiliario, que es el que más dramas personales ha generado, la caída a plomo de las constructoras (otro de los sectores emblemáticos de los últimos años) y, en definitiva, con la asunción de toda la carga por parte de los valores líderes, principalmente los bancos, que se han convertido en auténticos chicharros en este mundo de la Bolsa”, añade.

“Sí, las turbulencias del mercado han cambiado el valor de las empresas y han dado una vuelta a los puestos por capitalización en el índice, que no es otra cosa, que el reconocimiento del crash de muchos actores en los mercado. Véamos los datos. El sector inmobiliario, uno de los motores económicos de España hace tres años, tenía un peso del 8% en el Ibex. Metrovacesa y Colonial formaron parte del principal indicador español hasta julio de 2007 y tenían una capitalización del 1.721 millones y 2.336 millones de euros, respectivamente”, comenta.

“Hay más: NH Hoteles y Sol Meliá , otros valores emblemáticos de la economía española han desaparecido también del Ibex en las últimos años. Luego le ha llegado el turno a los bancos, tanto a grandes como a pequeños. La crisis financiera de 2007 golpeó con fuerza a las grandes entidades españolas. Más tarde, la tormenta griega y la aversión a los países periféricos de Europa les han vuelto a pasar factura y, a continuación, la propia tragedia española, con diferenciales estratosféricos en algunos momentos. BBVA y Santander se dejan más de un 30% en 2010. Y de los medianos, mejor no hablar, postrados como están desde hace años”, insiste.

“Si las cifras españolas son como son ¿se imaginan la destrucción de riqueza a nivel mundial en los tres últimos años? Un apunte interesante: a la propia descapitalización de la Bolsa hay que añadir las ruinas personales en las que han incurrido muchos actores en los mercados dado el excesivo nivel de apalancamiento que soportaban. Es decir, lo han perdido todos. La leyenda urbana de que los ricos siempre salen bien parados es eso, leyenda urbana. Muchas fortunas han quedado sepultadas para siempre es esta Gran Crisis”, sentencia.

Moisés Romero.www.lacartadelabolsa.com