La mayor compañía petrolera de Europa ha aumentado su beneficio un 60% en los tres primeros meses del año, gracias al alza de los precios del crudo y a que los ingresos de refinería se han doblado.


El beneficio de Shell aumentó un 60% hasta los 8,78 mil millones o 1,42 dólares la acción, desde los 5,48 mil millones o 0,89 dólares por acción, el año pasado. Los ingresos se incrementaron a 109,9 mil millones de dólares desde los 86 mil millones de dólares del año pasado.

Por otra parte, el beneficio ajustado, que excluye las consecuencias que tiene en los inventarios el cambio en los precios del petróleo, fue de 6,3 mil millones de dólares en comparación con los 4,8 mil millones mil millones del año anterior. Los analistas de Bloomberg esperaban 6,2 mil millones de beneficio. La producción cayó un 3% hasta los 3,5 millones de barriles al día.

Los beneficiosajustadasde refinaciónde la petrolera subieron a1,65 mil millones de dólaresdesde los 778 millones del año pasado, debido a que hubo una mayor utilizaciónde algunas de sus plantas.

El director ejecutivo, Peter Voser, tiene como objetivo reforzar la producción hasta los 3,7 millones de barriles diarios en el año 2014, gracias a proyectos como Qatargas o la Perla. El mes pasado, prometió que recortaría más de mil millones en costes, después de que los márgenes débiles causaran que los ingresos no fueran los esperados por los analistas a final de 2010.

Shell se apunta un 0,69 y alcanza los 77,38 dólares.